Changeling
Este foro ha sido creado sólo para su consulta y sin ánimo de lucro. No se permite el roleo en este foro. El registro en este foro deberá ser aprobado por el administrador. El foro ha sido basado en un foro creado y cerrado con anterioridad, www.changeling.foroactivo.com, obra de Aliazars, Donncha y Uigwy. Este foro contiene información bajo el Copyright de World of Darkness.

Política de las hadas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Política de las hadas

Mensaje  Admin el Sáb Ene 24, 2015 2:01 pm

Las Cortes

Incluso antes de que la Ruptura transformara a los changelings en criaturas duales de Glamour y Banalidad, los hijos del Ensueño ya poseían una naturaleza dual. Permeando toda la vida feérica tanto en el ámbito individual como social, las hebras gemelas de Luz y Oscuridad vivificaban el Ensueño con su pas-de-deux de contrastes entre luces y sombras, orden y caos, ley y libertad. Rivales eternos por el dominio del mundo feérico, las filosofías Luminosa y Oscura se enzarzaron tiempo ha en una lucha eterna por la supremacía.

Ahora coexisten en un delicado estado de tregua, forjado durante el Interregno, pero susceptible de romperse conforme las presiones del mundo mortal acercan cada vez más a ambos lados a un conflicto abierto.

Cada perspectiva tiene su propia Corte, y aunque todos los duendes poseen tanto un lado Luminoso como uno Oscuro en sus naturalezas, sólo uno de estos aspectos gobierna la personalidad de un individuo concreto. Así, la Estirpe se etiqueta como Luminosa u Oscura dependiendo de la Corte que abracen y, por consiguiente, que lado de su personalidad tiendan a favorecer. Esto no es ningún secreto; los Luminosos y los Oscuros se reconocen unos a otros, y esta información afecta a los tratos entre individuos de la Estirpe.

La Corte de un changeling lo marca en una miríada de formas. Aunque los indicadores de comportamiento Luminoso y Oscuro no son siempre claros, normalmente no es difícil decir a qué Corte se adhiere la fidelidad de un miembro de la Estirpe. Las dos Cortes reaccionan la una ante la otra instintivamente, algunas veces basándose en las innatas diferencias entre ellas. La Estirpe Luminosa desconfía de sus primos Oscuros, mientras que la Oscura menosprecia a sus contrapartidas Luminosas. Las circunstancias y los tratados pueden forzarlos a tolerarse, pero una cierta cantidad de prejuicio y hostilidad disfrazada, irrumpe a menudo a través del elaborado barniz de la coexistencia.

Antes de la Ruptura, las Cortes Luminosa y Oscura alternaban su gobierno sobre las hadas. Durante la primavera y el verano, la Corte Luminosa tenía precedencia y celebraba la pompa de la vida y el crecimiento. En los tenebrosos meses del otoño y el invierno, gobernaba la Oscuridad, honrando el gran proceso de la muerte y la entropía. Juntas, las Cortes simbolizaban el eterno ciclo de la vida y la muerte, el crecimiento y la decadencia, la fertilidad y la escasez. La transferencia del poder de Luminosos a Oscuros tenía lugar en Samhain, mientras que la Oscuridad entregaba a la Luz su derecho a gobernar en la fiesta de Beltaine. Durante el Interregno, esta costumbre cesó cuando ambas Cortes se vieron forzadas a unirse para sobrevivir. Desde el Resurgimiento, los sidhe Luminosos han retenido el poder y son reacios a rendirlo, incluso temporalmente, a sus primos Oscuros.

En Concordia en particular, y por todo el mundo feérico en general, las Estirpes Luminosa y Oscura han tenido que dejar a un lado su rivalidad eterna para asegurar la supervivencia del Ensueño. Esto ha llevado a algunas yuxtaposiciones extrañas dentro de la sociedad changeling. Ocasionalmente, el señor de un feudo pertenece a una corte diferente a la mayoría de sus miembros, y un círculo de juramento contendrá a veces tanto a miembros Luminosos como Oscuros, todos ellos unidos por juramentos que trascienden sus distintas perspectivas.

Aunque una definición clara de las diferencias entre las Cortes Luminosa y Oscura es casi imposible, hay unas cuantas distinciones generales que los diferencian a unos de otros. Los Luminosos están asociados con la luz, el verano y el día; los Oscuros pertenecen a las tinieblas, el invierno y la noche. La Corte Luminosa representa las tradiciones ordenadas y el comportamiento legal: la Corte Oscura es famosa por romper antiguas tradiciones instituyendo otras nuevas, y en general, buscar el cambio constante. Estas no son siempre las líneas maestras para determinar la Corte de un liada, en ocasiones, un duende Luminoso alberga nociones radicales mientras que un veterano caballero Oscuro muestra actitudes extremadamente conservadoras. Lo que es cierto es que las dos Cortes existen y están atrapadas en un ciclo eterno de rivalidad. Juntas personifican lo que es a la vez bueno y malo, brillante y tenebroso, estático y dinámico, en la sociedad changeling.

En raras ocasiones un hada pasa de una Corte a la otra, normalmente como resultado de una gran transformación personal en su vida. Cambiar de Corte no es algo que se haga a la ligera, porque para hacerlo un duende debe renunciar a su antigua naturaleza y rendirse a la otra mitad de su personalidad, asumiendo su aspecto Luminoso si era antes Oscuro o viceversa. Esta elección altera su lugar en la Estirpe y transforma su percepción de sí mismo. De acuerdo con esto, el cambio de Corte normalmente sólo tiene lugar en determinadas tedias simbólicas del año, como durante las festividades de Samhain o Beltaine.


La Corte Luminosa

Los Luminosos tienen una reputación de guardianes de las tradiciones feéricas. Se ven a sí mismos como pacificadores, propugnadores del amor cortés, protectores de los débiles y personificaciones de los ideales de la caballería. Suelen ser tradicionales y a menudo conservadores en su aspecto, prefiriendo lo ya probado y seguro sobre lo arriesgado e innovador.

La mayoría de los Luminosos buscan la reunión entre el mundo mortal y el Ensueño, y no imaginan nada mejor que el retorno a la época anterior a la separación de ambos reinos. Para este propósito, muchos miembros de la Corte Luminosa consideran un deber sagrado la recolección y preservación del Glamour, como un proceso de redespertar en los mortales la habilidad de soñar. Aunque puede que consideren a la Corte Oscura su mayor rival, la Banalidad es su mayor enemigo.

Las hadas Luminosas sitúan el honor por encima de la mayoría de las demás virtudes. Para ellas, los conceptos de ruptura de juramento, traición, cobardía y otros comportamientos deshonrosos conforman la letanía de los crímenes más graves imaginables. Además del honor, valoran el valor, la sinceridad, la belleza, la justicia y demás atributos del código de caballería.

En muchos sentidos, la Estirpe Luminosa se preocupa por el pasado. Los bardos y cronistas ocupan lugares de honor en los séquitos Luminosos. Estos guardianes de las leyendas y el conocimiento aconsejan a sus señores Luminosos con los registros de información de cómo solían ser las cosas sobre el comportamiento adecuado en cada circunstancia. Muchos Luminosos, especialmente los nobles sidhe, se dedican con tanta entrega a la recreación del pasado que imitan los ropajes y modales de la Edad Media, el último periodo que recuerdan de su estancia en la Tierra antes de la Ruptura.


La Corte Oscura

Mientras los Luminosos se dedican a preservar las tradiciones de las hadas, los Oscuros se especializan en burlarse de dichas tradiciones. Adoptan los principios del cambio constante y la acción impulsiva. Tienen una reputación de patrocinar la guerra y la locura, menospreciar a aquellos más débiles que ellos y valorar la libertad y el desenfreno por encima de cualquier código caballeresco. Los Oscuros se ven a sí mismos como visionarios radicales, que llevan por doquier el cambio vital y la transformación mediante cualquier medio que sea necesario, incluida la violencia.

La mayoría de los miembros de la Corte Oscura creen que el Ensueño les ha abandonado, y, por ello, no le deben ninguna lealtad especial ni al él ni a su perdido hogar de Arcadia. Los Oscuros sienten que deberían ser los amos en vez de los sirvientes del Ensueño. Más aún, muchos Oscuros tienen la convicción de que los duendes deberían gobernar la humanidad, dado que esta débil raza de mortales de cortas vidas existe sólo para proporcionar el Glamour necesario para la existencia feérica. Así, muchos changelings Oscuros gobiernan sobre los mortales con los que entran en contacto, a menudo rodeándose a sí mismos con grupos de humanos encantados y esclavizados para alimentarse de sus sueños sin ninguna preocupación.

Algunos Oscuros, como sus parientes Luminosos, desean retornar al Ensueño, pero sólo para incrementar su propio Poder y colocar al Ensueño bajo su dominio. Los duendes Oscuros consideran a la Banalidad como un oponente peligroso, pero no la temen de la misma forma que lo hacen los Luminosos. En vez de ello, les gustaría poder conquistar y domar la Banalidad, haciendo que, como el Ensueño, sirva a sus propósitos. Unos pocos Oscuros realmente radicales creen que la Banalidad representa la ola del futuro, la verdadera síntesis de la realidad como oposición a la ligereza ilusoria del Ensueño. Estos ultrarradicales creen que su fuerza de voluntad puede superar la Banalidad, y la usan como una potente arma contra sus rivales Luminosos.

Los Oscuros renuncian al pasado, mirando por el contrario hacia el futuro incierto. Consideran el estancamiento, las tradiciones pasadas de moda, la represión, la censura y la limitación como crímenes contra el libre intercambio de ideas. Toman el papel de campeones de la libertad, portadores del cambio, abogados del pensamiento libre y rompedores de reglas. Muchos muestran un disgusto visible por las costumbres cortesanas, llegando a grandes extremos para burlarse de la actitud caballerosa de los Luminosos. Otros miembros de la Corte Oscura siguen muchas de las formas tradicionales, pero lo hacen porque son libres de hacerlo, no porque la costumbre dicte su comportamiento.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 23/04/2014

Ver perfil de usuario http://changeling.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: Política de las hadas

Mensaje  Admin el Sáb Ene 24, 2015 2:09 pm

Corrientes Políticas Nobles

Existen muchas filosofías políticas entre los kithain de todo el mundo, aunque la mayoría encajan en una de las tres siguientes:

Tradionalistas

Es un error común pensar que los únicos Tradicionalistas que quedan entre las hadas son nobles sidhe. En realidad, una porción considerable del populacho plebeyo tiene también una perspectiva muy ortodoza. Las creencias de los
Tradicionalistas traen de vuelta los últimos días del Tiempo de las Leyendas. Ellos creen con fervor en el derecho de los reyes y en las inherentes habilidades de liderazgo que poseen los sidhe. Las lealtades tradicionalistas son en particular prevalecientes entre los sidhe, troll, nocker y boggan. La Hoja de Beltaine está compuesta al completo por los más reaccionarios seguidores de esta filosofía.

Reformistas

Los Reformistas creen que el mejor sistema para los Kithain es una monarquía constitucional, administrada por reyes-filósofo y abierta a la voluntad del pueblo. El Rey David y la Reina Mab son los principales ejemplos de Reformistas. Sus partidarios son por lo general representados como centristas dentro del espectro político de los Kithain. Aunque a menudo esto se cumple, no deja de ser simplista. Los Reformistas pertenecen a clases muy diferentes y tienen programas ampliamente divergentes.


Modernistas


Los Modernistas son escasos entre los nobles sidhe. O bien aceptan cuidadosamente el mundo moderno como una realidad con la que debe tratarse, o bien la abrazan al completo. Dado lo vulnerables que son los sidhe respecto a la Banalidad, esta última elección es muy peligrosa. La Casa Scathach es una casa en su mayoría Modernista. Muchos infantiles sidhe también muestran tendencias Modernistas, para desazón de sus mayores
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 23/04/2014

Ver perfil de usuario http://changeling.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: Política de las hadas

Mensaje  Admin el Sáb Ene 24, 2015 2:09 pm

Corrientes Políticas Plebeyas

La política de los plebeyos es bastante directa y mucho menos espesa que la humana. Tienen tres puntos de vista política claves, y practicamente tpdos los plebeyos adoptan uno de ellos. Como ocurre con muchos mortales y sidhe, también tienden a moverse en círculos alrededor de esos puntos de vista a lo largo de su vida. Los plebeyos muy jóvenes ven la sociedad de las hadas en claros tonos de blanco y negro; y no han vivido aún lo suficiente como para entender los matices de gris y gneralmente prefieren coniar en las tradiciones establecidas desde antiguo. Aunque son muchos los que permanecen toda su vida en un irme punto de vista, y al pasar a ser gruñones son los mismos infantiles firmemente conservadores o irreductiblemente rebeldes de su Crisálida.

Conservadores

Los conservadores enfatizan la tradición, la historia, y las costumbres con raigambre. Miran al pasado lejano en busca de ayuda sobre comportamiento y valores; al fin y al cabo, si era lo suficiente mente bueno para la Estirpe de antaño, también lo es para la de hoy. Los conservadores creen que aunque un gobierno justo es importante, su cometido principal es ayudar a la gente a tener una buena vida. Si tal gobierno es una monarquía con todo el poder en las manos del rey o la reina, que así sea. Por otro lado, el gobierno es sólo una herramienta para asegurarse de que la vida es buena; el resto de la responsabilidad recae en el individuo. De este modo, dicen los conservadores, los derechos son un privilegio que debe ganarse cada uno de los changelings mediante el cumplimiento de sus deberes.

Aquellos que no cumplan sus deberes no se han ganado sus derechos, como a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Los conservadores también son firmes defensores de tener distintas clases sociales y no tienen ningún problema con la división entre nobles y campesinos. Su teoría es que los plebeyos que trabajen duro recibirán recompensas por cumplir con su deber; que podrían incluir (o no), títulos, riquezas y posición social. Si las recompensas no vienen, bueno, eso sólo significa que hace falta más esfuerzo. No sorprende que gran número de trolls y boggans sean conservadores, así como muchos gruñones. Al fin y al cabo, trabajaron duro, así que, ¿por qué no deberían hacer igual los demás? Los conservadores son actualmente la mayoría entre los plebeyos, probablemente la mitad de toda la población.

Moderados

Los moderados son como las Pollyannas de los plebeyos; intentan ver lo bueno que tienen todos los bandos del espectro político. Como los conservadores, creen que el deber y el trabajo duro del individuo son importantes; pero también se dan cuenta de que la parte final del Siglo XX es enormemente diferente al Siglo XII. En su gran mayoría creen que la versión feérica del feudalismo funciona muy bien, con la salvedad de que no sólo los sidhe, sino también los plebeyos que lo merezcan deberían poder sentarse en la cima de la baraja. Los moderados quieren llevar a cabo cambios racionales y precisos al status quo de la Estirpe. Creen que los cambios graduales que agraden a la mayoría de la gente durarán más y tendrán más posibilidades de mantener la paz. Ahora mismo, yo diría que los moderados son la mayor minoría de los plebeyos, cerca del 35% de la población.

Radicales

Los radicales, en gran parte como la Corte Oscura, creen que el cambio es bueno. Quieren hallar las injusticias económicas, políticas y sociales, y hacerlas desaparecer. Algunos radicales creen que la manera de conseguir esto es mediante una reforma gradual, utilizando la legislación y el Parlamento de los Sueños para mejorar las vidas de los plebeyos. Otros piensan que los cambios podrían tener lugar rápidamente; aseguran que no queda tiempo suficiente para agruparse y manifestarse pidiendo que los nobles cambien sus antiguas maneras. De hecho, algunos extremistas radicales dicen que los sidhe no cambiarán nunca sin alguna clase de revolución a gran escala. Señalan a la Confederación Galaica, sin darse mucha cuenta de la sangre vertida, la violencia y el compromiso que fueron necesarios para que esos plebeyos establecieran su gobierno. Aún más radicales se alejan de política influyente y trabajan en la calle para mejorar las condiciones sociales de hadas y mortales. Los radicales representan una pequeña minoría entre los plebeyos, sólo un 15% de la población total.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 23/04/2014

Ver perfil de usuario http://changeling.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: Política de las hadas

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.