Changeling
Este foro ha sido creado sólo para su consulta y sin ánimo de lucro. No se permite el roleo en este foro. El registro en este foro deberá ser aprobado por el administrador. El foro ha sido basado en un foro creado y cerrado con anterioridad, www.changeling.foroactivo.com, obra de Aliazars, Donncha y Uigwy. Este foro contiene información bajo el Copyright de World of Darkness.

Sluagh

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sluagh

Mensaje  Admin el Lun Abr 28, 2014 1:55 pm

SLUAGH
Llamados por muchos la subgente, los Sluagh son a menudo parias entre los demás duendes. Aunque persisten rumores sobre catacumbas subterráneas y guaridas laberínticas, la mayoría de los Sluagh prefiere ruinosas mansiones victorianas a las malsanas cloacas. Los lugares oscuros y olvidados les atraen. Aquellos que se cuelan en sus aposentos privados a menudo los abandonan llenos de pesadillas. Del mismo modo que valoran los secretos y los misterios, los Sluagh atesoran su privacidad, y llegan a grandes extremos para alimentar reputaciones que desanimen a los visitantes.

Los sabios dicen que estos duendes eran hadas rusas que vivían bajo las montañas o las chimeneas de los mortales. Ahora viven fuera de la vista en las grandes grietas del mundo, ocultos hasta que decidan aventurarse fuera, a veces a la corte, a veces a los alrededores mundanos. Tanto si viven en salones o madrigueras, los Sluagh son perturbadoramente educados y les gusta mucho la formalidad. Esto es aún más inquietante para los demás linajes; los rumores de los Boggan sugieren que hay rituales secretos Sluagh en los que hacen sacrificios y salvajes cacerías bajo tierra. La subgente disfruta del efecto que ejerce en los extraños, y se divierten con la reputación que han adquirido. Incluso los Redcaps temen su frío toque.

A pesar de sus preferencias por la tranquilidad, los Sluagh aventureros visitan las cortes de la superficie, cultivan amistades y realizan juramentos con extraños. Se alejarán de sus objetivos para ayudar o proteger a un extraño que les haya mostrado respeto y amistad. Estas buenas acciones son frecuentemente malinterpretadas por otros duendes suspicaces, por lo que tales relaciones son a menudo breves. Aún así, hasta los Sluagh que encuentran un conciliábulo en el que puedan confiar han de tener algún lugar secreto al que poder retirarse.

La subgente colecciona información (los secretos son mejores, no obstante), y vende su conocimiento a las partes interesadas. La revelación es alegría, cuanto más insospechada sea la revelación mayor es su alegría. Aunque los Luminosos usan su conocimiento para fines más nobles, los Oscuros pueden hacer del chantaje una forma de vida. Los secretos, no obstante, no son sino una mercancía para ellos. Los juguetes rotos, extrañas baratijas y cualquier cosa que resuene con nostalgia es un excelente objeto de intercambio. Los extraños se asombran del valor que los Sluagh adjudican a estos objetos, pero una vez más, la perversidad es la marca de los Sluagh.

Aunque se dice que todos los Sluagh siguen las Tradiciones Oscuras, raramente se introducen en ninguna Corte. Entre los suyos, este linaje es generoso y casi dolorosamente formal. Se tratan unos a otros con un profundo respeto y se agrupan frente a los extraños si es necesario. Rodeados de misterio, los Sluagh guardan los secretos de su linaje con tanto interés como cultivan su imagen. Prosperan en la oscuridad.



Apariencia: Los sluagh son pálidos y grotescos, aunque extrañamente atractivos. Alguna deformidad insondable parece pesar sobre ellos igual que la lepra. Carecen de dientes y tienen pequeños ojos misteriosos y cansados. Llevan consigo un vago olor a decadencia, un olor que se hace más punzante con la edad. Los sluagh prefieren las ropas arcaicas, normalmente negras y siempre de intrincados diseños.

Estilo de vida: Los sluagh más civilizados frecuentan mansiones polvorientas, tiendas antiguas o librerías mohosas. Los más decrépitos buscan en el subsuelo, escudriñando en las alcantarillas, las guaridas de las alimañas y los lugares olvidados bajo las metrópolis. Son siempre tímidos, aunque territoriales, reclaman el uso de extensas normas de etiqueta y protocolo que los demás duendes no entienden del todo. Ermitaños y reclusos por naturaleza, no les gusta ser molestados sin una buena razón. Siempre mantienen refugios secretos a los que retirarse, incluso aunque pertenezcan a cuadrillas.

Infantiles: Son golfillos callejeros que se preocupan muy poco de su aspecto. Sus ropas están arrugadas, su cabello despeinado, y provocan una gran compasión por su sufrimiento. Disfrutan con todas las cosas que molestan a los niños humanos, y tienen una fuerte afinidad con los lugares ocultos.

Rebeldes: Son los guardianes de los lugares no descubiertos del mundo. Conforme crecen, su piel se vuelve más pálida y su cabello más negro. Tienen oscuros ojos huecos y largas extremidades y dedos.

Gruñones: Envejecen a un ritmo alarmante. Su piel cuelga de ellos como si fuese demasiado larga, su cabello pronto se vuelve de un gris sorprendente, y sus cuerpos quedan retorcidos, jorobados y encorvados. Extrañamente, parecen disfrutar con ello. Los sluagh aprecian la decadencia en muchas de sus formas, y ésta no es sino otra más.

Afinidad: Objeto.

Privilegios:

Escurrirse:
Dislocar partes de su cuerpo es una diversión popular entre estas criaturas marchitas. Encerrarlos es casi imposible. Aunque no pueden cambiar su forma o su masa, la subgente puede contorsionarse de extrañas formas con una facilidad antinatural. Esto requiere unos pocos minutos de entretenimiento y una tirada de Destreza + Atletismo; la dificultad varía de 6 (escapar de unas cuerdas) a 10 (escurrirse a través de los barrotes de una celda cerrada).

La única sustancia que puede aprisionarles por completo es, por supuesto, el hierro frío.

Sentidos agudizados: La educación inusual de estos duendes aguza sus sentidos. Resta dos de cualquier tirada de Percepción que haga un sluagh (hasta un mínimo de 3). Pueden ver a través de las ilusiones mágicas haciendo una tirada de Percepción + Alerta (dificultad 7). Este privilegio siempre funciona con normalidad.

Es imposible que los sluagh fracasen en tiradas de Sigilo o Alerta.

Flaquezas: Maldición del Silencio: Los sluagh no pueden hablar en un tono más alto que el de un susurro, no importa cuánto se esfuercen por ser oídos. Dado que les desagradan las situaciones sociales y tienen unas extrañas reglas de etiqueta, suma 2 a la dificultad de todas sus tiradas Sociales.

Aunque puede que un sluagh no parezca hablar en susurros para los oídos mortales, el individuo en cuestión siempre será de habla muy suave.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 23/04/2014

Ver perfil de usuario http://changeling.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.